Ectotermia

La ectotermia es el proceso mediante el cual un grupo de seres vivos denominados ectotermos regulan su temperatura a partir de la temperatura ambiental. La ectotermia conlleva ciertas pautas de comportamiento para aprovechar las fuentes de calor externas que puede derivar en temperaturas corporales relativamente estables, siendo además un sistema de regulación del ritmo metabólico.

Ectotermia y poikilotermia son términos diferentes, el segundo se refiere a un organismo cuya temperatura varia considerablemente, generalmente debido a su medio ambiente. Lo que diferencia el término es que hay organismos ectotermos que pueden mantener su temperatura corporal relativamente estables, por lo cual existen organismos ectotermos y homeotermos

Son ectotermos típicos los reptiles, cuya temperatura corporal depende exclusivamente de la temperatura del ambiente en el que se hallan. Otro ejemplo típico de ectotermia es el filo de los artrópodos.

Ectotermia tiene ventajas y desventajas respecto a la endotermia. Los endotermos generan calor a partir de la energía química contenida en los alimentos, por lo que tienen que alimentarse a diario, incluso varias veces en un mismo día (los humanos, por ejemplo) o en grandes cantidades diarias (en el caso de los elefantes). Por el contrario, los ectotermos no tienen que alimentarse cada día, incluso pueden estar meses sin hacerlo.[cita requerida] Como desventaja, los seres ectotermos generalmente no habitan en ambientes con temperaturas extremas ya que son altamente dependientes de los cambios ambientales, mientras que los endotermos pueden vivir en hábitats más fríos o más cálidos, siempre que puedan alimentarse.

Métodos para estabilizar su temperatura

Dentro de los animales que se clasifican como ectotermos, se diferencian en primer lugar en dos tipos de estrategias conductuales, que no son mutuamente excluyentes, pudiendo un animal seguir una u otra dependiendo de sistema de vida:

A su vez existen diferentes métodos para intentar estabilizar la temperatura corporal.

La heliotermia o captación de calor a partir de la radiación solar, es el sistema más vistoso de regulación térmica del mundo animal, muy extendido en reptiles, y un sistema complementario utilizado por los animales endotermos. Algunos peces, como el pez luna, también la utilizan.

La tigmotermia es la captación del calor por conducción, poniéndose en contacto con superficies más calientes, adquiriendo el calor acumulado en piedras o superficies calentadas previamente por el sol u otro sistema. Muchos grandes reptiles aprovechan piedras calientes para descansar después de haber comido, para aumentar su temperatura abdominal y favorecer la digestión. Los reptiles de zonas sombrías (como los escincos de climas templados) se cobijan bajo piedras calientes para optimizar su temperatura. Muchos animales acuáticos también aprovechan las zonas de aguas calientes para regularse térmicamente a lo largo del día, según sus necesidades de actividad.

Algunos ejemplos:

Cocodrilo del Nilo calentándose en tierra.

Véase también

This article is issued from Wikipedia - version of the Wednesday, March 23, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.